Taller de Coaching en en CAC Malaga - Fracasos de los famosos

¿Quiebre o fracaso? Adáptate al cambio

The Beatles fueron rechazados porque «no tenían futuro musical», a Walt Disney le despidieron de un periódico por no tener «suficiente imaginación» y de Albert Einstein decían sus maestras que «no aprendería mucho». ¿Son todos ellos unos fracasados? NO. Sólo se enfrentaban a una situación de quiebre.

Taller de Coaching en en CAC Malaga - Fracasos de los famosos

Todas estas situaciones no son más que la antesala a un proceso de cambio. Cuando tu coche se frena de forma inesperada de camino a una reunión de trabajo, sufres un quiebre, ya que tu rutina ha sido alterada y debes pasar a la acción. ¿Qué haces? Lo primero, plantéate la siguiente pregunta:  ¿Qué hacer y con quién comenzar a superar el quiebre.

En esta situación la respuesta es fácil: seguir las oportunas medidas de seguridad en carretera y llamar a la grúa para que resuelva la avería.  ¿Habías pensado en otra respuesta?

Aunque esta situación no se asemeja a las descritas anteriormente con Steve Jobs o Michel Jordan, lo cierto es que la dimensión del cambio no es la que define al cambio; lo importante es cambiar. Sin embargo, no todas las personas reciben de igual forma una situación de cambio: frente al INMOVILISMO de unos, otros pasan a la ACCIÓN. ¿Y cómo se consigue? Mediante la conversación.

«Ante los fuertes vientos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro; en cambio, quienes creen saberlo todo se encontrarán fuertemente equipados para operar en un mudo que ya no existe», Eric Hoffer.

Por tanto, ante un quiebre debes plantearte los siguientes OBJETIVOS:

  1. Reconocer en el cambio una oportunidad que abre un abanico de nuevas posibilidades a explorar.
  2. Afrontar el cambio desde una perspectiva nueva que contempla las conversaciones con otros (o bien, con uno mismo) como una forma de restaurar la regularidad pérdida o, bien, de adoptar una nueva «normalidad».
  3. Participar de forma activa en el cambio para, desde esa posición, elegir cómo afrontarlo y conducirlo y seguir evolucionando.

RECUERDA siempre que el fracaso es información útil. Por tanto, las personas que no se deciden a poner en marcha un negocio por miedo a fracasar no podrán afrontar esos posibles obstáculos de los que aprender. Hasta que no empieces a andar nunca verás el final.

Todas estas ideas han sido recogidas en el Taller de Adaptación al Cambio impartido por la profesional Sonia Quintanilla y organizado por la Fundación Tres Culturas y MÈRE en CAC Málaga.

Por Ana Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *